La mayor virtud del trabajo fotográfico Alexey Titarenko (San Petesburgo, 1962) reside en atrapar lo que hay atrás de la penumbra. El alma en un lucha sin cuartel contra el verdugo que pretende borrar lo cotidiano.