La lucha de los maestros disidentes de Oaxaca en contra de la reforma educativa a cobrado los primeros muertos. Su resistencia, se atisba, no será en vano. No hay transformación profunda que no se haga con sangre. Los maestros lo saben. Por eso, entre tanta solidaridad despertada por su movimiento, hoy alLímite reproduce el saludo de Noam Chomsky al magisterio oaxaqueño efectuado a mediados del año pasado, como un gran reconocimiento.