“como tú, que no has servido

para ser ni piedra

de una lonja,

ni piedra de una audiencia,

ni piedra de un palacio,

ni piedra de una iglesia;

como tú,

piedra aventurera”

León Felipe

El centinela de la noche como lo llaman llegó a esta ciudad como todos, como se dice por ahí con una mano atrás y otra adelante. Provenía de la Ciudad de México o de más al sur. Quien lo descubrió fue Don Jesús, el dueño de la cadena Radio-Espectacular. Aquella tarde abandonó su auto en el centro de la ciudad debido a una descompostura, contra su costumbre de ocupar taxi para trasladarse en casos especiales, decidió abordar un camión como cualquier mortal, donde iba un hombre que se ganaba la vida pidiendo con el cuento de la operación de una hija:

-Una disculpa señores pasajeros, no es mi intención molestarlos pero mi dios nos está poniendo una dura prueba a mí y a mi familia, solo mi Dios… Él sabe porque hace las cosas, nosotros le agradecemos, pero mi dios nos dice que debemos ser humildes…

Así comenzaba el hombre su discurso santiguándose y agachando un poco la cabeza. Al escucharlo Don Jesús quedó maravillado, desde luego no creyó nada del cuento de la hija y la operación, pero a la vez le impresionó su tono de voz y se conmovió con la predica de la humildad que le pareció tan sincera. Cuando el hombre se acercó, Don Jesús le depositó un billete en la mano diciéndole: “necesito hablar con usted en otro lugar”, los otros pasajeros espiaron la escena con curiosidad. El hombre era Pedro y ese día él y Don Jesús recorrieron el centro de la ciudad, comieron generosos cortes de carne y bebieron vino a unos cuantos metros del cruce internacional, también visitaron algunas cantinas y salones de baile. Pedro contó sus penas y dejó claro que no era un santo, ni tampoco mártir, pero realmente tenía necesidad, en respuesta el dueño de la radio le ofreció trabajo nada menos que en el horario nocturno estelar de 10 a 11; así nació el programa: El centinela de la noche para alegrar las veladas de miles de trabajadoras en la ciudad, “porque les habla… ¡Directo al corazón!”.

Todo mundo sabe que el imperio radiofónico en que se ha convertido Radio-Espectacular se debe mucho al programa de Pedro, un verdadero pilar, pero la muerte del viejo Jesús lo ha dejado sin respaldo en la radio, sobre todo por los herederos que piensan dividirse el negocio, traen nuevas ideas y quieren llenar las horas nocturnas con música electrónica, cumbias y rancheras. Además el centinela de la noche bajó mucho raiting, el internet fue un golpe demoledor para toda la radio y ya a nadie le interesan las cosas de dios, lo romántico, el bien y el mal, la familia y la historia local de este paso, los temas que Don Pedro suele tratar cada noche en su programa. Eso sí, cuando lo jubilen le harán un soberbio homenaje, asistirán el presidente municipal con su esposa y los principales empresarios de la ciudad, entonces podrá retirarse a disfrutar de la vida con una buena pensión. Probablemente alguna vez escuchemos la voz del centinela de la noche a través de la red, dicen que si no puedes con el enemigo únete a él.