Algún ingrediente que sólo un ojo interior entiende le agrega Cig Harvey a sus fotografías para hacerlas más humanas, más tiernas, en fin, más putamente desconcertantes… ¿Qué sucede cuando el diafragma de la cámara de Harvey se abre y la velocidad infinitesimal atrapa la mirada melancólica de una joven? En alLímite no lo sabemos. Usted, si quiere, descúbralo.