El pudor ha perdido la batalla contra Fedor Shmidt, un fotógrafo ruso que ha encontrado en los cuerpos el mejor paisaje donde posar su lente. La cosificación de los cuerpos de los seres humanos es deplorable pero es innegable reconocer su intrínseca belleza.