A través de un documental sobre los daños de los agroquímicos al ser humano, quizá nunca filmado de manera tan honda y estremecedora, Pablo Piovano, documentalista argentino, nos enseña las consecuencias del uso de esos productos durante 20 años en Argentina. El autor, cuyo trabajo es uno de los nominados –en su versión imagen– para el premio de periodismo Gabriel García Márquez, que se entregará el próximo jueves 28 de septiembre en Medellín, Colombia, se basó en las cifras entregadas por la Red de médicos de pueblos fumigados, según la cual hay 13 millones de personas afectadas por el uso de pesticidas en el país, es decir, casi un tercio de la población total. A partir de ahí, el autor hizo un recorrido por varios pueblos que viven en medio de las fumigaciones con glifosato. Los retratos de Piovano incluyen niños, adultos, mujeres embarazadas y ancianos con huellas físicas de las consecuencias que ha generado este fenómeno en su salud. 

A propósito de la amenaza latente de la de apertura de una mina a cielo abierto en los alrededores de Ciudad Juárez, el trabajo de Piovano nos revela que con los químicos no se juega. Jamás habrán los recursos ni el dinero suficiente que restañe los daños y pague el costo de sus abusos. ¿Oíste Mélendez?