La decisión de cancelar el programa Pregunta sin respuesta por parte de directivos de Mega Radio, uno de los grupos radiofónicos de mayor influencia y cercanía con el poder político en el país, adelgaza el ejercicio democrático en los medios y amenaza la libertad de expresión.

Sin ninguna explicación de por medio, el programa Pregunta sin Respuesta, conducido por Benjamin Carrera, fue cancelado el martes 6 de octubre por directivos de Radio Activa 1420AM, una frecuencia radiofónica concesionada al grupo Mega Radio, propiedad de José Luis Boone Menchaca.

Considerado por Carrera como un duro golpe en contra de la libre expresión y el derecho de la sociedad a estar informada, la cancelación del programa se dio de manera intempestiva, después de que José Loya, uno de los directivos, informó a su conductor de la decisión del grupo radiofónico.

Carrera quien transmitía Pregunta sin respuesta desde hace catorce meses, no cobraba sueldo alguno por su trabajo y su labor empezó ha ganar simpatías entre los radioescuchas debido a que su programa, transmitido de tres a cuatro de la tarde, de lunes a viernes, trataba temas polémicos y de interés social.

Para su conductor, la decisión de cancelar el programa por parte de Mega Radio se debe a que “seguramente algunos temas tratados ” causaron malestar entre los directivos concesionarios de la señal.

Carrera no tiene dudas a cerca de que la decisión debilita la libre expresión en momentos en que la sociedad cada día está menos informada, particularmente por la radio y la televisión, cuyos concesionarios sirven a los intereses del gobierno y los grupos de poder económico.

Entrevistado por alLímite, Benjamin Carrera dijo que la decisión de Radio Activa 1420 no sólo lo lastima a él como conductor sino lesiona el derecho de los ciudadanos a estar informados. En la entrevista, Carrera se declaró militante del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), pero dijo que sus opiniones en la radio nunca estuvieron influenciadas por su vocación partidista.

El día en que fue notificada la cancelación del programa, su conductor hablaría a cerca de las candidaturas independientes con Javier Melendez, un cuestionado líder de Samalayuca, a quien se le acusa de manipular a los habitantes de ese poblado para evitar se opongan a la apertura de una mina a cielo abierto que dañará el ecosistema del área .

Se sospecha que Meléndez, un político cameleonico, a quien Carrera entrevistaría, ha recibido dinero de los propietarios de la Minera Cobre de Samalayuca para que facilite la operación de esa empresa en una zona protegida, cuya regulación ha sido modificada, a última hora, por el gobierno federal mediante estudios y consultas manipuladas.

Guardadas las proporciones, el cierre del programa de Carrera recuerda el despido de Carmen Aristegui de MVS radio, el 12 de marzo de este año, después de que la periodista fue acusada por sus empleadores de abuso de confianza

La verdadera razón de la salIda de Aristigui de MVS se debió a la publicación de una investigación de su equipo a cerca de la Casa Blanca, una mansión construida por el grupo Higa, ligado a contratos millonarios desde que Peña Nieto gobernó el Estado de México.

Valuada en más de siete millones de dólares, la Casa Blanca de Peña Nieto y Angelica Rivera, su esposa, fue objeto de un reportaje publicado por MexicoLeaks, una plataforma de medios y periodistas independientes, asociados con el fin de ampliar en México los márgenes de la comunicación sin cortapisas, con un alto grado de participación ciudadana.

El trabajo de Aristegui fue laureado con el premio Gabriel Garcia Marquez de Periodismo, apenas el 2 de octubre pasado, en Medellín, Colombia. En esta ciudad, y ante la solidaridad de cientos de colegas, Aristegui anunció que demandará al gobierno mexicano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el delito de justicia denegada.

Junto a escándalos como el de Ayotzinapa, Tlatlaya y San Juan Ostula, el trabajo a cerca de la Casa Blanca es una bien documentada investigación que ha puesto ha temblar a Peña Nieto ante la mirada internacional.

En el caso del Benjamin Carrera, un juarense prestigiado en los círculos académicos de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, su página de Facebook ha recibido innumerables muestras de apoyo y solidaridad a los que se suma alLímite de manera incondicional.

El activista Geronimo Fong, miembro de la comisión política de la Asamblea Popular Regional Paso del Norte inició –desde el primer día del cierre del programa de Carrera– una campaña por las redes sociales en solidaridad con el conductor. En un breve comunicado, la Asamblea Popular Regional Paso del Norte señaló que la decisión de Mega Radio lesiona el interés de los ciudadanos y limita la libre expresión de las ideas.

El cierre del programa de Carrera ha llamado la atención en otros círculos debido a que la decisión se dio dentro de una de las empresas radiofónicas de mayor influencia en el Estado. Su presidente y director general, José Luis Boone Menchaca, es un conspicuo empresario que se ha enriquecido gracias a sus vínculos con el poder político.

Desde hace varias décadas, este magnate pisa zonas de privilegio al servicio de los que pagan más. En Boone Menchaca, dicen sus allegados, no son extraños los golpes en contra de los que se oponen a su interés y al de sus aliados. Ademas de concesionario radiofónico, Boone Menchaca es una especie de hacendado neoporfirista. a quien se le adjudican más de once mil hectáreas ubicadas en el poniente de Juárez, tierras cuyo valor es incalculable debido a su ubicación geográfica, a un lado de la frontera con Texas y Nuevo México.